La miseria reina en Cuba: ¿Dónde está la revolución de todos y para el bien de todos?

Por | 2018-01-30T20:27:51+00:00 30 enero, 2018|CID, Construcción y Urbanismo, Educación, Trabajo, Vivienda|Sin comentarios

Lajas, 26 de Enero de 2018

Este es uno de los casos sociales más críticos que se ha registrado en Cuba, no obstante lo cual el gobierno ha omitido resolverlo.

Por ello, el ciudadano David Limonta Hernández acudió a la Defensoría del Pueblo, en procura de ayuda.

David es un joven de 34 años de edad, quien vive, con su esposa Yamile Sardiña Rodriguez, de 41 años de edad, en una choza en lacomunidad del CAI Ciudad Caracas.

En su testimonio, el joven alega que, debido a que carecía de vivienda, en un lote que preparó para ello, construyó, hace más de 8 años, un precario local que gradualmente se deterioró, debido a que fue construido con materiales poco duraderos -tales comotablas usadas, trozos de tejas de fibrocemento, planchas de cartón, y cinc-, algunos de los cuales le fueron donados por particulares.

Recientemente, el Estado creó, en un terreno contiguo, undepósito para desechos decaña deazúcar (cachaza), material que, al descomponerse, contamina el lugar, además de que produce mal olor, todo lo cual deteriora la calidad de vida.

David plantea, además, que, durante el período indicado, procuró la legalización del terreno donde habita, con miras a solicitar subsidio así como abastecimiento de energía eléctrica, pero las autoridades no han atendido debidamente sus gestiones. También señala que, dado que su vivienda dista aproximadamente 20 metros del tendido eléctrico público, debe usar leña, para cocinar.

Al igual que en otros casos de precariedad socioeconómica, el joven –un trabajador del sector construcción-, cuya escolaridad alcanza al nivel de sexto grado de enseñanza primaria especial, no recibe ayuda social alguna. Su falta de capacitación laboral le impide obtener los ingresos necesarios para subsistir, lo mismo que para reparar su vivienda.

Personas como David son ignoradas por altos funcionarios, quienes, en beneficio propio, desvían recursos destinados a los sectores más necesitados de la población.

En virtud de ello, la representación municipal de la Defensoría del Pueblo de Cuba Independiente y Democrática (CID) centrará particular atención en este caso.

Por: Maike Santana León, delegado municipal de CID, y Luis Yanes Morales activista y defensor delpueblo, en Lajas, Cienfuegos.

 

 

Deje su comentario