El chofer de la ambulancia y el director de hospital son corruptos

A: La Dirección Municipal del Poder Popular en Arroyo Naranjo.

Yo: Emilio Suarez León, dirección avenida Primera, número 143, entre cuarta y quinta, reparto Rosario, municipio Arroyo Naranjo.

El día 24 de enero de 2018 me encontraba de servicio en el turno de la noche en el Hospital Docente Trigo López cuando entró una anciana con la cadera fracturada. Ese día no había ortopédico de guardia ya que casi todos los tienen cumpliendo misión en otros países. El médico de guardia de medicina general le hizo una orden y le dijo al hijo de la anciana que se la entregara al chofer de la ambulancia. Delante de mis propios ojos el compañero jefe de carro, Yasmanis Izquierdo Labrado, le dijo al muchacho que si quería que le llevara su madre al hospital tenía que pagarle 20 CUC, equivalente a 500 CUP, o de lo contrario que buscara algún particular para su traslado ($20 dólares, aproximadamente el salario de un mes en Cuba).

Aquel joven no sabía qué hacer y se puso a discutir con el chofer y su compañero. Yo al ver aquel abuso me decidí ir en defensa del joven y le dije que me acompañara a ver al director del centro, Félix Cruz, a quien le explicamos con lujo de detalles lo que había sucedido. Para más desgracia Cruz nos dijo que todos teníamos que buscarnos la vida de alguna forma y que yo no tenía que meterme en esos asuntos, que lo mío era las camillas.  Por suerte llegó un carro con varios heridos de un accidente y su chofer le hizo el favor a aquella familia de trasladar a la anciana para el otro hospital.

Desde ese día mi vida cambio, cuando entro a trabajar al día siguiente el jefe de personal, Damián Ruiz, me dice que pasara para que recogiera la baja por orden de la administración. Yo me pregunto,  ¿porque razón me tienen que separar de mi centro de trabajo si lo único que hice fue defender los derechos de aquella familia?

En nuestro país la falta de transporte siempre ha sido uno de los temas de preocupación para los cubanos de bajos recursos y cuando se trata de algún enfermo en la familia se le torna más difícil la vida. Yo fui trabajador del Hospital Docente Trigo López, como camillero por más de 10 años y lo que vivía a diario era desconsolador para todos. Las ambulancias es un tema serio cuando se trata de algún traslado para otro Hospital, en el centro hay solo 2 carros que se tienen que mover cuando el médico de guardia los autorice por algún paciente de gravedad.

Espero que tomen medidas con el director del hospital ya que por sus mismas palabras es un corrupto y no debe de permanecer como director. Estos atropellos se ven en este hospital a diario es necesario ponerle fin y que boten a los responsables de verdad.

Esperando una respuesta ya que si no me responden le voy a escribir al ministro de Salud Pública.

Defensores del Pueblo: Luis Jesús Gutiérrez Díaz, Hansel Eloy Almeida Ruiz y Niurka Caridad Ortega Cruz.

Deje su comentario